Cuentos de ficción guanacasteca

Esta es la nota publicada en La Voz de Guanacaste, a quien agradecemos profundamente esta colaboración.

Una abeja angustiada frente a un humano, una liga de líderes femeninas, el dueño del monte entristecido por el humo de fábricas y grupos que conquistan territorios… Así imaginan algunos ciudadanos y ciudadanas de Guanacaste el futuro de la provincia. 

En julio de este año, La Voz de Guanacaste y Laboratorio de Futuros nos reunimos con niños y niñas, personas con discapacidad, activistas comunales y profesionales en áreas como el arte e ingenierías de Nicoya y Liberia para reflexionar colectivamente una pregunta principal: ¿cómo será la provincia en unos 40 o 50 años? 

Como resultado del proceso colectivo de reflexión, las y los participantes encontraron puntos de encuentro sobre los escenarios futuros y los plasmaron en varias historias de ficción. Con seis de esos relatos, creamos el ebook ilustrado “Guanacaste en el futuro: microcuentos de ficción”

“La actividad me hace reflexionar en lo limitante que puede ser quedarnos solo con la realidad evidente. Es liberador, en alto contraste, soñar con otro tipo de desenlaces y con las acciones para lograrlo como una invitación para crear nuevas acciones a favor de la comunidad”, expresó Paulo Navarro, uno de los participantes. 

“Necesitamos más espacios y actividades así, donde personas de diferentes edades, profesiones y barrios podamos expresar nuestras preocupaciones y deseos, que seamos escuchados, reconocidos y hasta para unir fuerzas en pro de la comunidad”, opinó también Diana Arburola. 

Propósitos

Para La Voz y Laboratorios de Futuros estas fueron oportunidades de acercarse aún más a las poblaciones locales y promover espacios de encuentro y escucha social comunitaria

“Hablar de futuros en las comunidades es hablar del presente y de las acciones que queremos tomar para que esos futuros sean distintos”, explica Ana Sofía Ruiz Schmidt, fundadora de Laboratorio de Futuros.

“Las conversaciones que surgen a partir de estos talleres permiten a las personas imaginar otras posibilidades para sus comunidades. Por ejemplo, cómo podría ser Liberia una ciudad de turismo cultural, y cuáles pasos podríamos tomar hacia ello. Cómo podría Nicoya ofrecer oportunidades recreativas a niños, niñas y adolescentes, para crear un proyecto de vida sostenible”, añade. 

En La Voz, estos espacios también significan puntos de partida para la cobertura de temas que los cantones necesiten y quieran. “En La Voz apostamos por un periodismo que cuyas investigaciones surjan de la escucha a las comunidades para profundizar en historias en las que se vean reflejadas y que, además, sean relevantes para ellas”, relata la editora de La Voz, Noelia Esquivel Solano. 

Un proceso colaborativo

En los encuentros, las y los participantes escribieron en papeles las preocupaciones que tienen sobre sus vidas actuales y, por otro lado, los anhelos para el futuro. Posteriormente, reflexionaron y dialogaron colectivamente sobre ambos aspectos. 

Algunas de las preocupaciones que enlistaron giraron en torno a la falta de vivienda, la contaminación ambiental, el encarecimiento de la vida y la pérdida de la cultura, identidad y tradiciones

En los anhelos citaron otras como: “agua, tierra y calidad de vida para todxs”, “seguridad alimentaria”, “nuevas masculinidades”, “desarrollo de turismo comunal”, “educación y trabajo”, “seguridad” y “cultura”

Luego de ello, se dividieron en subgrupos y construyeron cuentos colectivos de ficción sobre los temas más relevantes que surgieron del ejercicio previo. Las actividades fueron posibles gracias a la colaboración de la Casa de la Cultura de Nicoya y la Biblioteca Pública de Liberia.

Podés encontrar el EBook a continuación:

es_ESSpanish