Electra

|

Sonó el despertador a las 8:02.”Alexa, turn alarm off”. Mi tren bala a Liberia sale a las 9:17. Tengo tiempo para una cápsula de Soma y listo.

Me puse mi traje espacial ligero, que me permitirá volar para llegar a la estación del tren. Llegar a Liberia desde San José se tomaba solo 35 minutos mientras que en el carro suspendido duraba 2.5 horas.

El tren se alimentaba de hidrógeno, limpio e inagotable, porque es el elemento que más existe en el cosmos.

Yo decidí tomar el tren, pero antes de subir tenía que depositar mi botella de hidrógeno; fue en el tanque colectivo, allí cerca de la puerta de presión, que encontré a Electra.

Electra tenía un ojo verde y otro azul, hablaba todos los idiomas del mundo y contenía todo el conocimiento sobre el cosmos en su interior. Manejaba las artes oscuras, pero no sus sentimientos.

es_ESSpanish